1 | Valora las condiciones de tu hogar

Las infraestructuras de tu casa son determinantes. Debes tenerlas adecuadas en función al tamaño y las necesidades de tu pájaro. No solo hablamos de la jaula, sino del espacio del que dispones en el resto del hogar.

Por ejemplo, si quieres un pato o pavo real, lo ideal es tener un amplio jardín exterior con estanque o bebedero. En su caso, son aves donde premia mucho su libertad para moverse.

Sin embargo, si tu casa es pequeña valora mejor adquirir un jilguero, canario o demás aves similares. Con una pequeña jaula, una temperatura adecuada y un comedero siempre listo, cumplirás sus necesidades básicas de alojamiento.

2 | Ten en cuenta quien vive contigo

Aunque estés deseoso de tener un ave como mascota, debes tener este punto en consideración. La convivencia es importante y si algún miembro de tu familia no está convencido de que sea una buena idea, descarta esta opción o llega a un acuerdo. Al final, el peor parado podría ser tu ave, la cual no tiene culpa.

Tener en casa niños pequeños o personas alérgenas a animales puede ser un detonante nefasto. Cerciórate de que la llegada de la mascota no suponga daño físico a ella misma o los integrantes del hogar.

3 | ¿Puedes dedicarle el tiempo necesario?

Al igual que tener un bebé, hacerte con un ave como mascota supone un sacrificio. Necesitas alimentarla, mantenerla siempre higiénica o tener un control sobre su salud. Revisiones anuales o control de las enfermedades se hace imprescindible para su bienestar.

Si eres una persona ocupada o estás limitado por alguna cuestión, descarta totalmente hacerte con ningún animal de compañía, estas podrían sufrir el abandono y morir por no tener una higien e adecuada o no prestarle atención a sus posibles dolencias.

4 | Infórmate sobre si es compatible con otras mascotas

Para que tenga una convivencia sana y en armonía. Primero asegurate de que, si tienes otra mascota en casa, esta la va a aceptar y van a poder convivir juntos.

5 | ¿Puedes permitírtela?

Como ocurren con los perros o gatos, según la especie, el precio varía también. Si uno rastrea portales de venta de animales podrá encontrar tarifas muy dispares. Mientras un periquito puede valer 10-15 euros de media, un loro guacamayo supera en muchos casos los 1000 euros.

Las aves exóticas son las más caras tanto a la hora de adquirirlas como de mantenerlas. Por lo general, la media puede rondar los 100-150 euros mensuales. Estos gastos van para comida, juguetes, jaula y otros suministros.

Muchos piensan que, al ser animales de pequeño tamaño, el gasto es reducido. Sin embargo, mejor tener la calculadora a mano y valorar que ave encaja más con tu economía.

6 | No la trates como un adorno cualquiera de tu hogar

Un ave no es un mueble o un cuadro. Es un ser vivo que debes cuidar y responsabilizarte de él para su bienestar. No sigas modas o tendencias y adquieras un ave simplemente por un antojo.

fuente: www.sexadodeaves.com

El formulario se ha cargado correctamente, por favor imprima el mismo para poder firmarlo y sellarlo.
Gracias.

El formulario se ha cargado correctamente, por favor imprima el mismo para poder firmarlo y sellarlo.
Gracias.